Maquinaria para ascensores en Zaragoza


¿Sabes cómo funcionan las maquinarias de un ascensor?


Contrapeso

Está presente en la mayoría de los ascensores eléctricos y es una masa fabricada en hierro u hormigón y de forma rectangular con igual peso que la cabina más la mitad de la carga máxima permitida. Su presencia permite que el motor no deba verse obligado a mover el total de la carga de la cabina con el consiguiente ahorro de energía.

Las guías

Cabinas y contrapesos van guiados por raíles, cables o guías. Hasta los años sesenta del pasado siglo y por cuestiones de espacio, el contrapeso circulaba a menudo por el patio de luces de la finca y no por el hueco del ascensor, algo que hoy no ocurre. En origen, sobre todo en elevadores industriales instalados en minas de carbón, las guías eran perfiles de madera que se anclaban en guías en forma de U, pero hoy se utilizan perfiles metálicos en forma de T que se encajan en el chasis que rodea la cabina. La fricción y el ruido se limitan con deslizaderas y rodaderas que amortiguan el paso del bastidor de la cabina sobre las guías.

Los cables

En los primeros elevadores de los que se tiene noticia, las cabinas estaban sujetadas por arcaicas cuerdas de cáñamo o esparto que se sustituyeron después y con el progreso de los sistemas por cadenas metálicas primero y cables metálicos después. Actualmente, son los cables metálicos el sistema dominante y, así, a fecha de hoy los cables destinados a la sujeción de cabinas y contrapesos son siempre de composición Warringtong y su número y diámetro depende siempre de la carga que pretendemos transportar. Los sistemas de sujeción más modernos diseñados para ascensores han reemplazado los ya clásicos cables metálicos por cintas flexibles; pero, con todo, su uso aún no está muy extendido y se limita de manera prácticamente exclusiva a ascensores en los que el motor está situado en la parte superior del hueco y no instalado en una sala de máquinas anexa y construida para esa finalidad.


Grupo tractor

El grupo tractor de un ascensor es el dispositivo mecánico que genera la energía necesaria para producir el movimiento y la parada del ascensor. Consta siempre de las mismas tres partes: máquina, motor eléctrico y freno. El motor está diseñado siempre de manera específica para cada ascensor y desarrolla un movimiento rotatorio que varía dependiendo de cada sistema entre las 700 y 1400 vueltas por minuto. Se conecta en todo caso a la máquina por acople y mediante un sistema reductor que traslada a la polea tractora la energía necesaria para que la cabina desarrolle la velocidad de desplazamiento deseada. El desplazamiento se genera por adherencia entre la polea y los cables, vinculados ambos a la cabina y el contrapeso. El conjunto tractor lo completa el freno, que es un sistema electromagnético que hace que el equipo se detenga al cesar el suministro de energía eléctrica al motor.

El limitador de velocidad

Es un sistema formado por dos poleas, una situada en la parte superior del hueco del ascensor o en el cuarto de máquinas y otra instalada en el foso. Ambas se mueven solidariamente con la cabina mediante un cable conectado a ella. La polea instalada en la parte superior detecta cualquier tipo de sobrevelocidad de la cabina, bloquea el cable del limitador y hace que este tire del juego de palancas que completa el sistema de acuñamiento que está situado en el chasis de cabina. De este modo se logra que la velocidad no se dispare.

Sistema de acuñamiento

Es un juego de palancas y cuñas del bastidor que permite la frenada de emergencia de la cabina. El limitador tira del cable, el cable tira de las palancas, las palancas accionan las cuñas y el bastidor queda clavado en las guías de cabina si es necesario.

Cuadro de maniobra e instalación de hueco

El cuadro de maniobra es el verdadero cerebro de todo ascensor: sus dispositivos procesan una serie de impulsos eléctricos que le llegan para después enviar otros y hacer que sucedan cosas y el sistema funcione como es debido. El proceso funciona del siguiente modo: el usuario del ascensor indica mediante la botonera a dónde quiere ir y cierra un circuito que llega hasta el cuadro de maniobra. Los impulsos de corriente que envían los circuitos de llamada son traducidos por los diferentes relés de planta que se han instalado. El Hueco del ascensor es el espacio vertical construido y cerrado en el que se alojan una o más cabinas y en el que se habilita también el foso, un espacio vacío que queda entre el suelo y la cabina y en el que se instala un muelle amortiguador.

En España, se estima que funcionan actualmente cerca de 857.000 ascensores y es, por ello, el segundo país Europeo después de Italia, que supera los 900.000, con mayor número de ascensores instalados. Todos estos equipos requieren adecuado mantenimiento porque solo así se puede garantizar un adecuado funcionamiento y la debida seguridad para los usuarios. Por ello, y cuando tenga necesidad de acometer la instalación de uno de este tipo de dispositivos siempre es necesario que cuente con el apoyo y la garantía de empresas de solvencia contrastada. Solo así obtendrá los resultados que desea a la hora de instalar o mantener un elevador en su domicilio, negocio o industria.


Somos especialistas en maquinarias de ascensores en Zaragoza



Si tienes cualquier duda, ponte en contacto con nosotros desde aquí o llámanos al
976 587 134

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies